Oficialmente, la editorial Libros del K.O. vio la luz en junio de 2011 aunque el proyecto empezó a gestarse en septiembre de 2009 en las mentes de Emilio Sánchez Mediavilla, Álvaro Llorca Zabala y Guillermo López Linares. Sus currículums son muy variados, pero todos tienen en común haber trabajado en el tristemente desaparecido medio digital soitu.es.

¿De qué ámbitos laborales provenís los socios?
-Del periodismo en general. Pero luego, si escarbamos en cada biografía nos encontramos con un historiador (Emilio), un licenciado en Ciencias Ambientales (Guillermo) y un criminólogo (Álvaro). La editorial no se responsabiliza de esta mezcla.

¿Qué os impulsó a crear la editorial?
-Un cóctel de frustración laboral, arrogancia y delirio.

¿Qué dificultades os habéis encontrado a lo largo de este proceso ?
-Trabas burocráticas. El proceso para dar de alta la empresa es largo y caro. A pesar de que los políticos se llenen la boca con los emprendedores, la verdad es que el novato se enfrenta a una jungla burocrática demasiado compleja.

¿Y una vez puesta en marcha?
-La dura realidad de las finanzas. Te insisten mucho en que hay que elaborar un plan de empresa riguroso, pero en la práctica la realidad siempre supera tus cálculos más catastrofistas. El volumen de gastos fijos es una losa constante y los beneficios tardan en llegar (si es que llegan algún día). Sin darte cuenta, te encuentras con falta de liquidez, con el agua al cuello.

¿Cuál es la filosofía de publicación de la editorial?
-Queremos reivindicar el libro como formato periodístico. Resucitar la crónica y el reportaje, sin límite de espacio y sin la obsesión por la actualidad.

¿Con qué títulos habéis arrancado?
-Nuestro primer título es “El Monstruo, memorias de un interrogador”, de Pablo Pardo, corresponsal de El Mundo en Washington. Un libro sobre la guerra de Irak y Afganistán contado a través de un soldado americano que participó en las torturas de las cárceles estadounidenses. Es un libro con muchos registros: se puede leer como una crónica delirante de una gran chapuza bélica, como la denuncia de la tortura, pero también sobre el dilema de la culpabilidad y sobre la responsabilidad del individuo dentro de una máquina institucional. El protagonista, Damien Corsetti, aparece como un verdugo y como una víctima de su propio ejército. Pero Corsetti tiene la lucidez y la honestidad para reconocer que, a pesar de las presiones de sus superiores, él podría haberse negado a tomar parte de los abusos.
El segundo libro, “Estamos bien en el refugio los 33”, de Francisco Peregil, recrea con minuciosidad el rescate de los mineros chilenos. Es una crónica que amplía el relato fragmentado y en ocasiones falsamente épico que la cobertura diaria de los medios de comunicación ofrecieron durante aquellos dos meses. El libro incluye detalles sorprendentes sobre la manipulación del Gobierno chileno, y ofrece una mirada menos romántica del supuesto final feliz de los 33 mineros.

¿Qué podéis anunciar con respecto a proyectos de publicación futuros? -Publicaremos “Mata a tus ídolos”, de Luc Sante, genial cronista cultural americano. Es una recopilación de artículos sobre Nueva York en los 70, Tintín, Rimbaud, la fotografía espiritista de finales del siglo XIX, el tabaco, el nacimiento
del blues… Una joya plagada de sutilezas para el lector perspicaz fatigado de Historia Oficial del Arte.

¿Qué acogida estáis teniendo entre los lectores?
-Nos han llegado críticas muy favorables y, en general, el mundo periodístico nos ha recibido con los brazos abiertos. Pero, siendo sinceros, las cifras de ventas no son muy prometedoras de momento. Es una carrera de resistencia y acabamos de empezar. Confiamos en ir conquistando lectores.

La web
http://www.librosdelko.com

Twitter
@librosdelko

Anuncios