La felicidad
es casi siempre
un beso póstumo.

“La ciudad prohibida o las flores de orégano” (Madrid: Edición Personal, 2006).

Anuncios