Pero no solo de clásicos vive el hombre. Este poema del joven poeta asturiano Rodrigo Olay, titulado “American dream”, aborda un tema que hemos visto reflejado infinitas veces en el cine y las series. Y es fácil que su descripción pueda resultar banal. Pero los versos que vienen a continuación son, bajo mi punto de vista, estéticamente impecables, con unas bien llevadas reminiscencias de Gimferrer, llenos de sonoridad y potencia en sus imágenes.

Cuántas veces soñé con no ser diferente,

yo quería ser sólo uno más en el grupo

y llevar la chaqueta del equipo de básket

para que una flexible animadora eléctrica,

de melena tan nueva y rubia que ocultase

sus espaldas trigales como recién llovidas,

aceptase entre risas de otras animadoras

mi propuesta nerviosa junto a unas taquillas

y viniese conmigo a la fiesta anual

donde todos los jóvenes alquilan limusinas

y se visten de esmoquin y bailan muy pegados

en el viejo gimnasio rodeados de globos

y tras ver que no son Rey y Reina del baile

se susurran sombríos que si quieres venir

a tomar aire fresco, y corren a los bajos

de las gradas de hierro, en el campo de football,

y ella entonces ensucia su vestido de gala

pero ya no le importa, o quizá mejor cogen

el coche de los padres de él hasta algún alto

(aunque sólo ella sabe lo que va a suceder)

desde donde se vea la ciudad y se dan

muy despacio y muy dulce, con los ojos cerrados

con la fuerza del vértigo, un beso minucioso

(el primero de ambos, pero lo hacen tan bien

que los compadecemos) y tienen al mirarse

toda su adolescencia rebosando en los ojos

y muriéndose saltan al asiento trasero.

“Cerrar los ojos para verte”, Oviedo: Principado de Asturias, 2011. Premio Asturias Joven de Poesía 2010. Puede encargarse a librerías asturianas como http://www.cervantes.com

Anuncios