El fútbol está lleno de épica y de lírica tanto para los protagonistas como para quienes lo seguimos. Y para muchos, ganar el mundial de 2010 fue uno de los momentos más emocionantes que hemos vivido como espectadores y seguidores de este deporte.

Si la justicia poética existe, el gol de Iniesta en la final frente a Holanda es la prueba. Según cuenta Andrés, cuando Fábregas le pasó la pelota, instantes antes de chutar a puerta, pudo escuchar el silencio…

Aquí tenéis el Informe Robinson que narra esa epopeya de deportistas y héroes. http://youtu.be/HjjqZFfVXoU

Anuncios