Es extraño escuchar blues. Quizá sea porque conocemos su alquímico y misterioso surgimiento en algún punto cercano al delta de un lejano y casi mítico río. Quizá porque hemos escuchado los ecos de las narraciones de las vidas de quienes lo tocaron, quizá por primera vez posando sus manos recias sobre una guitarra, mientras acompañaban con sus crudas voces el metálico escalofrío de las cuerdas. Quizá porque los sentimientos que describe sean indefectíblemente universales.

Este en concreto está grabado hace muy poco tiempo. Pero tiene esas incofundibles resonancias del delta:
http://youtu.be/XKllWXujq0c

Anuncios