Yo crecí escuchando por las mañanas “Hoy por hoy”, el programa de radio de Iñaki Gabilondo. De hecho, si soy periodista es, en gran medida, gracias a su ejemplo y su poderoso referente como comunicador y líder de opinión. Aunque cuando me inscribí en la facultad no lo sabía. O, al menos, no era plenamente consciente de ello.

,,Aún hoy, cuando me entra la nostalgia de aquellas mañanas de la infancia o la adolescencia, y deseo acudir a los maestros, y reviso viejas o nuevas entrevistas que le han hecho, o recuerdo sus programas ya lejos en el tiempo, aprendo. Y no solo como periodista, sino como ciudadano y como persona.

De hecho, creo que el programa de radio que orquestó Gabilondo en la mañana del 11M, sin guión y a remolque de los terribles
acontecimientos y la propaganda política, fue la mejor clase de periodismo a la que he asistido nunca. Esto, lógicamente, no dice demasiado en favor de mi universidad. Pero sí de Iñaki al que, para que no haya dudas, no elevo a los altares de la idealización.

No tengo dificultades en comprender que su figura, sus editoriales y sus opiniones alteren a muchas personas. Pero a mí, personalmente, me parecen impecables, no solo en su fondo, sino en su forma.

http://youtu.be/qtIYNWNej9A

Anuncios