Dado que hoy no había que madrugar, ayer por la tarde aproveché para darme un garbeo cerca de la playa junto a unos amigos. En el viaje de regreso, ya casi de madrugada en el coche, sintonizamos con una emisora que nos alegró durante unos minutos, y nos hizo cantar a voz en grito y a dúo con esta preciosa canción nostálgica que hace un tiempo que no escuchaba. Su letra, sencilla pero tan vigente, me sirve para recordar que, aunque suene tópico y cursi, no debemos tener miedo a volar.

En otro orden de cosas, me gustaría decir que Loquillo es, muy probablemente, el mejor exponente del rock and roll de este país, aunque se lo tenga tan creído.
http://youtu.be/oV9u4qjPXoI

Anuncios