Que España es un país de pandereta es una verdad tan universal e incontestable que da pudor volver a decirla, por obvia. Pero como hay mucho despistado suelto, mucho que no quiere ver la realidad, mucho que escurre el bulto y mucho enfrascado en mordisquear el chocolate del oro, la vuelvo a decir, por si acaso.

El siguiente video tiene ya un tiempo. Pero hasta ahora yo no lo ahbía visto completo. Y creo que merece la pena que, los que tampoco lo habéis podido ver, también lo podáis hacer. Porque no ha perdido su vigencia.

Si algo demuestra el video, es lo que sostiene el primer párrafo de este post y, sobre todo, que si no hacemos nada para cambiarlo, evidentemente, no nos quitaremos ese estigma en mucho tiempo.

http://youtu.be/WcbKHPBL5G8

Anuncios