Para quienes tratamos de abrirnos un hueco en el proceloso mundo del cine, reconforta leer historias sobre personas que, igual que nosotros, caminan sobre la cuerda floja de la precariedad, sin dinero, pero llenos de pasión, ideas y fe en que conseguiremos nuestro objetivo.

Esta historia extraída del estupendo blog de la periodista Bárbara Celis es un buen ejemplo de ello. Además, tiene un final feliz. Aunque no está exenta de las inevitables penurias intermedias para sus protagonistas.

http://www.cronicasbarbaras.com/2012/05/cannes-cara-b.html?spref=tw

Anuncios