La verdad es que cuesta imaginarse caminando al borde del mar por las playas de California mientras Wilson y sus muchachos entonan con insolencia este imno. Porque hoy Bilbao ha enseñado su cara más tópica: lluvia, cielos grises y humedad. Sin embargo, o quizá por estar en las antípodas de ese paisaje, me ha parecido divertido e incluso necesario traer esta estupenda canción al blog.

http://youtu.be/gbRKfieMsdQ

Anuncios