Otis era el silencioso chofer de una gran estrella de la discográfica. En cierta ocasión, hizo acopio de valor y le pidió a uno de los managers del estudio que le permitiese cantar una canción. El manager quedó tan impresionado que decidió que grabaría un disco completo con Otis. Aunque Otis nunca llegaría a ver su obra en las tiendas ni a escucharla en las estaciones de radio, porque murió en un accidente de tráfico justo antes de saltar al estrellato.

http://youtu.be/8nA18g_PwG0

Anuncios